Porzingis tuvo una mala serie y está en el ojo de la tormenta. Stotts dejó su cargo como entrenador de Portland, que cede a una pequeña reconstrucción. Blake Griffin se reinventó (una vez más).